lunes, 5 de diciembre de 2016

Elle, un film, una historia de mujer

En estos días vi una película durísima, intensa y compleja. Se trata de Elle y ese film no sería nada de lo que les dije si no fuera porque es protagonizado por la gran actriz francesa, la majestuosa, Isabelle Huppert. Para quiénes hemos visto varios de sus films no es sorpresa que Paul Verhoeven la haya elegido, nadie podría dotar al personaje de Michèle de la complejidad y hondura que le aporta ella. 


Es una pena que solo se haya exhibido en el Festival de Cannes en Buenos Aires y que no tenga programación para las salas comerciales porque verdaderamente nos ofrece una mirada sobre la fortaleza femenina y la complejidad del ser humano que vale la pena apreciar desde este ángulo. 
A partir de un comienzo violento que pone en escena la violación de la que es víctima, Michèle va a demostrar una manera diferente y oscura de transitar ese momento. 


Un pasado familiar que forjó su personalidad de hierro, un vínculo con los hombres muy especial con una tendencia a controlar todas las situaciones -ex marido, amante, hijo, empleados de su empresa-, hacen de Michèle una mujer que ha sido considerada una Bovary del postfeminismo y que protagoniza o es víctima de lo que Hannah Arendt describió como la "banalidad del mal"; esa condición según la cual los peores monstruos no vienen con tridente ni salen de sarcófagos o con la luna llena, sino que pueden ser personas simples y corrientes, lobos en piel de cordero, que ejercen su maldad mientras rezan en la iglesia, alimentan a un bebé o ayudan a un anciano a cruzar la calle. 
En ese marco, este personaje fuerte y dominante, aún en el sometimiento, es la esencia del film con una Huppert que  electriza en cada una de sus apariciones. 





En tiempos de "Ni una menos", en épocas donde la violencia machista se evidencia en lo cotidiano y por suerte se naturaliza cada vez menos, ver este film invita a la reflexión sobre el rol de las mujeres no solo como víctimas, sino también como dueñas de su destino. 
Ojalá se pueda conseguir online y much@s de ustedes logren verla así podemos intercambiar opiniones. Realmente vale la pena. 
¿Alguien más la vio? ¿Comentarios? Nos leemos, amig@s; buen comienzo de semana!

viernes, 25 de noviembre de 2016

Encantada de conocer a Cruz Esquivel calzados

Como habrán visto en mis redes, esta semana estuve de visita en el showroom de una etiqueta de calzado que merece ser difundida. Les cuento más...
Cruz Esquivel es el nombre de la abuela de Javier Comba, uno de los socios de la marca. Con esa identidad como insignia, Diego Mata -el otro padre fundado- se dedicó a diseñar y llevar adelante la colección que nació con ballerinas y chatitas para incursionar también en tacos altos a pedido de una clientela que se hizo fan y fue por más. 


Todos los zapatos están realizados en cuero por dentro y por fuera; con excelentes terminaciones y muchos de ellos cuentan con apliques de pedrería y cristales importados...



También hay modelos que combinan diferentes tipos de cuero o con apliques de charol, como estas ballerinas a contratono que son las niñas mimadas de la colección...


Y como les decía, las clientas que se hicieron adictas a la horma y la calidad de Cruz Esquivel, pidieron tacos; y tacos tuvieron...


Una de sus más grandes fanáticas es Noe Devoto, quien además de tener muchos pares y combinarlos con todas sus carteras, resultó ser lectora de este blog y gran seguidora en redes. Qué lindo fue encontrarla allí durante mi visita!


Como les dije, en Cruz Esquivel hay modelos para todos los gustos y se pueden comprar online o visitando el showroom en Palermo que abre todos los sábados. Si quieren saber más, pasen por su fanpage en Facebook
Demás está decir que me encantaron muchos modelos, tanto que dos pares se vinieron a casa conmigo. Atención a la presentación: cada par viene con su bolsita correspondiente para guardarlos o llevarlos de viaje en su funda original. 



Ansiosa, yo? El miércoles los tuve, el jueves los estrené... Gustan? 


Aguardo sus comentarios, amig@s; nos leemos hoy y todo el finde largo. A gozar que parece que llegó la primavera!!!

lunes, 21 de noviembre de 2016

Bomber chic; una moda que atraviesa temporadas

Hace unos meses me trajeron de USA una de las ediciones más buscadas de Vogue, la dedicada a la 2da. parte de Zoolander con gran protagonismo de esta revista y de su directora, Anna Wintour. Si bien el atractivo era la nota de tapa y la producción realizada por la pareja protagónica, en el interior venía reseñada una de las tendencias de temporada que por lo visto en mis viajes, se mantiene con fuerza para otoño-invierno 2017.


Tal como lo dice el título, se trata de la clásica chaqueta bomber pero en versiones de alto impacto manteniendo la forma original y realizadas en materiales sofisticados o no tan planos como las propias de los aviadores o personal del ejército.

Dries Van Noten, Etro 

Hilfigher, Gucci, 

 Prada, Victoria Beckham 

Chanel

 Bottega Veneta, Vuitton
Rag & Bone 

Y como siempre, las versiones low cost de Zara


O Stradivarius 



De inspiración oriental, ambas propuestas se vuelven tentadoras para llevar adelante esta tendencia durante todo el año; ya que van geniales como abrigo para noches frescas veraniegas o para hacer frente al otoño-invierno próximo. 
De más está decir que si buscan esta moda en street style, hay looks para todos los gustos, así que si se deciden, no tienen excusas



Mi look

Tengo esta chaqueta de tela "asedada" de hace dos o tres temporadas y si bien no se parece a las que estamos viendo en las calles en estas fotos, refleja un poco la tendencia de recrear la silueta bomber pero en versiones más femeninas. La estampa tipo porcelana fue furor hace unos años y para mí sigue vigente para esta temporada en la que la impronta oriental parece coparlo todo. La combiné con otro ítem de tendencia, la falda plisada, y logré este equipo trendy...


En fin, qué les parece este tipo de prenda? ¿La ven funcional a sus looks diarios? Cuenten, amig@s; nos leemos hoy y toda la semana!

viernes, 18 de noviembre de 2016

Agotamiento de fin de curso

Temporada de cierre de notas... L@s docentes que lean este post sabrán entender. Transitamos un momento en el que no terminamos de corregir la primera tanda de parciales y ya estamos planificando -y tomando- los recuperatorios; y los recuperatorios de recuperatorios...
En las últimas dos semanas corregí exámenes de mis 8 cursos; creo que más de 130 parciales a desarrollar. Luego, alrededor de 50 recuperatorios y ahora estoy con la llamada 5ta. fecha. En cada momento libre me dedico a leer y corregir; sea en el colectivo viajando a Mar del Plata para la charla en DM por demás...


Sea en la peluquería mientras me hago el "egoservice semanal"...


O sea en casa escuchando al gran Leaonard Cohen que se nos fue hace una semana 


Y así la vida... Corregir y corregir. Por eso no he tenido tiempo de pensar y escribir el post de hoy. Pero les dejo esta reflexión de una alumna -aclaro que es parte de una encuesta anónima que les propongo al finalizar la cursada, así que no hay en ella especulación posible- y que neutralizó el mal humor que me produce ver que hay tantos exámenes y recuperatorios desaprobados. Cuando aparecen estos registros de autocrítica siento que estamos hablando el mismo idioma y que no todo está perdido... 


Así las cosas, vida docente a full. Espero que ustedes estén más relajad@s que yo, porque por acá no creo que llegue entera al fin de curso; ja!

Buen fin de semana, gente; y feliz aniversario Ciudad de La Plata!

lunes, 14 de noviembre de 2016

Brindamos con espumante y Alta Moda en City Bell

City Bell es un polo gastronómico, eso ya es vox populi. Este domingo salió nota alusiva en revista Luz dando cuenta del fenómeno, y Picurba no para de crecer y de sumar fanátic@s que edición tras edición colman las instalaciones y se deleitan con placeres gourmet y espectáculos al aire libre en el picnic más chic de la zona. 
Por ello la propuesta que les comento acá no desentona con esta tendencia. Se trata de un evento que reúne dos placeres que much@s de por acá compartimos; Moda y Espumantes...


Así es, organizado por la bodega Villa Wine, el viernes 18 de noviembre se presenta una degustación de más de cuarenta espumantes nacionales en uno de los salones de eventos más elegantes de la zona, Espai Eventos.


Soledad Villamor es el alma detrás de esta idea. Ella, dueña de la bodega, busca ir siempre un paso más allá y a los cursos de cata de vinos o reuniones con sommeliers, suma experiencias para gozar con todos los sentidos. Por ello esta vez decidió maridar Alta Moda con degustación de la bebida más chic de todas, espumante...


Y como se trata de un evento en la región platense y con emprendedores platenses, cuando pensó en Alta Moda, el nombre de Iaia Cano cayó por su propio peso. Ya hemos hablado de ella acá mismo, recuerdan? Bueno, sus mejores vestidos de la colección Sinfonía serán desfilados por las mannequins Ailen Siboldi, Laura Rivarola y Guadalupe Juarez entre otras top.



Si desean saber más o adquirir las entradas -tienen un costo de $350 e incluyen bebida y show de moda- pueden hacerlo a través de Villawine. En el evento habrá islas con diversas opciones gastronómicas para que quienes se tienten, puedan hacerlo adquiriendo la variedad que más les guste. Espero que sean muchas las personas que se tienten para ir así nos vemos allí. 
Buen comienzo de semana, besos!

viernes, 11 de noviembre de 2016

Guerra y Paz, la miniserie

Hace un tiempo compartía en redes el inicio de la lectura de uno de los más grandes clásicos de la literatura rusa, Guerra y Paz. En esa oportunidad les comentaba que la mala traducción me dificultaba su lectura y lamentablemente hice algo que detesto; lo abandoné. 


Mi apuro por terminarlo se debía a que por esos días se había estrenado una miniserie realizada por la BBC sobre este libro y tenía las mejores críticas no solo de la prensa especializada y de la audiencia, sino de dos amigas de la casa y grandes referentes en cuanto a productos de este tipo; Maggie y Sabrina Maite. Ambas me instaban a verla y yo, empecinada en terminar la novela, me negaba. Hasta que días atrás me decidí y caí rendida a su influjo...


Los clásicos de la literatura tienen esa particularidad que los hace universales y eternos, todo lo que refieren alude a conflictos del alma humana y sus consecuencias: el amor, el poder, la ambición, la gloria, el honor... Pensemos en cualquiera de las obras de Shakespeare y pasará lo mismo; es como si nos hablara hoy de nosotr@s mismos, pese a que las historias datan de varios siglos atrás. Y Tolstoi es un gran referente de ese estilo. Sus personajes nos arrastran en profundas reflexiones sobre la condición humana, nos muestran la cara oscura que tod@s llevamos dentro y nos devuelven reflejos de lo que somos, fuimos o seremos capaces de ser/hacer. 
Pero también nos hablan del altruismo, de las causas perdidas que pese a todo perseguimos, de esa necesidad de redención que acciona como un motor en medio de la tragedia. Su pensamiento sobre la simpleza y la felicidad de las pequeñas cosas de la vida refuerza el contraste con la majestuosidad del entorno, esos palacios atiborrados de riquezas, los eventos de la nobleza con sus falacias y carencias espirituales... Personajes con matices, con debilidades y virtudes, seres arrastrados por las contingencias de una guerra que todo lo transforma rebelando las profundidades de sus almas. 


La miniserie recrea a la perfección el estilo imperio reinante en la época napoleónica y esa fascinación de las cortes rusas por la cultura francesa. Vestuario y ambientación son joyas que se ven potenciadas por una fotografía impecable. 



Las escenas bélicas son como pinturas del siglo XIX pero en movimiento; impactan por el realismo y la belleza pese a la tragedia que relatan.




Como sigo teniendo el libro en la mesa de luz, pude chequear algunos pasajes para ver cuan fiel es la versión a la novela, y grata fue mi sorpresa al comprobar que refleja perfectamente no solo los diálogos, sino el clima reinante en cada época así como las vacilaciones de los personajes. Tal vez el final sea un poco más edulcorado que el del libro, pero se acepta como una licencia estética, más que literaria.  
Recomiendo mucho ver esta adaptación y más aún el libro; que pese a no haber podido terminarlo, me dio momentos de placer y disfrute como solo los clásicos pueden ofrecer.
Buen viernes, amig@s; y mejor cierre de semana!